ESTACIÓN DE PENITENCIA

NAZARENOS

Los Hermanos Nazarenos que participen en la Estación de Penitencia vestirán hábito compuesto de sotana morada con botonadura del mismo color, capa blanca, ambas de sarga, cíngulo trenzado con cuatro hilos de oro y antifaz de terciopelo morado.

El calzado será necesariamente de color negro, y los calcetines y guantes blancos. Aquéllos que lo deseen podrán realizar la Estación de Penitencia descalzos o únicamente con calcetines blancos, pero nunca calzados y sin calcetines.

El antifaz, a la altura del pecho y centrado, tendrá prendido el escudo de la hermandad bordado en hilo de oro y sedas de colores, a realce. En la capa y a la altura del hombro izquierdo, llevará un escudo que estará formado por una cartela con la imagen del Santo Cáliz sumado por la Sagrada Forma, replica exacta del óvalo que aparece en el Guión Sacramental de esta corporación, igualmente bordado en hilo de oro y sedas de colores a realce.

Sobre la túnica y bajo el antifaz se deberá llevar la Medalla de la Hermandad.

Los Hermanos Nazarenos, vistiendo el hábito establecido, se dirigirán al Templo desde el lugar donde se revistieron con el mismo, por el trayecto más corto y sólo con la antelación suficiente para llegar a la hora fijada. Durante dicho recorrido, y bajo ningún concepto, podrán levantar ni despojarse de su antifaz. Asimismo, no podrán vagar por las calles, ni detenerse, ni acceder a ninguna vivienda o local, ni mostrarse acompañados de persona o personas que no vistan el mismo hábito o la mantilla.

La entrada a la Parroquia será por la puerta de calle San Rafael, a la hora indicada (18,00 horas), no antes, descubriéndose una vez esté en el interior del templo, no en la calle.

Es imprescindible para entrar en el templo presentar la Papeleta de Sitio, debiendo acreditar su identidad si es requerido para ello. Al acceder al interior debe orar en silencio ante el Paso de nuestros Sagrados Titulares y presentarse a su Diputado de Tramo.

La Papeleta de Sitio es el documento personal e intransferible que acredita al Hermano para formar parte de la Cofradía y participar en la Estación de Penitencia.

Queda prohibido ceder el puesto en la Cofradía o cualquier enser recibido en depósito por la Hermandad, siendo el incumplimiento de esta norma motivo de expulsión de la Estación de Penitencia

Solo podrá ausentarse de la fila cuando hubiera una causa grave, pidiendo permiso previamente al Diputado de Tramo.

Desde que los Hermanos se coloquen el preceptivo hábito o la vestimenta que se señala en cada caso hasta que se despojen del mismo, deberán tener a disposición del Diputado Mayor de Gobierno y Diputados, así como en general cualquier miembro de la Junta de Gobierno, su Papeleta de Sitio en todo momento.

En caso de incumplimiento de las normas de la Estación de Penitencia, los Diputados están facultados para exigir al nazareno o a la camarera que abandone la fila (previa retirada de la Papeleta de Sitio).

CAMARERAS

Las hermanas camareras que participen en la Estación de Penitencia vestirán vestido o traje negro (intentando dejar de lado toda clase de adornos, encajes o lentejuelas que lo adornen) de corte sencillo y cuya largura ha de tapar la rodilla. Así mismo, todas las camareras lucirán la mantilla española negra, con el pelo recogido sin mechones a la cara, sobre peina de carey, guantes negros y medias negras, no tupidas.

Solo deberán lucir en el pecho la medalla de la Hermandad, quedando totalmente prohibido el uso de joyas colgadas del cuello, pulseras, anillos, salvo el anillo representativo de la alianza matrimonial y piercing.

No se permitirá realizar la Estación de Penitencia a aquella camarera, que apareciera con un vestido por encima de la rodilla o largo.

Las Hermanas Camareras, vistiendo de la manera establecida, se dirigirán al Templo desde el lugar donde se vistieron, por el trayecto más corto y sólo con la antelación suficiente para llegar a la hora fijada. Durante dicho recorrido, y bajo ningún concepto, podrán vagar por las calles, ni detenerse, ni acceder a ninguna vivienda o local, ni mostrarse acompañadas de persona o personas que no vistan la mantilla o el hábito nazareno de la corporación.

La entrada a la Parroquia será por la puerta de calle San Rafael, a la hora indicada (18,00 horas), no antes.

Es imprescindible para entrar en el templo presentar la Papeleta de Sitio, debiendo acreditar su identidad si es requerida para ello. Al acceder al interior debe orar en silencio ante el Paso de nuestros Sagrados Titulares y presentarse a su Diputado de Tramo.

La Papeleta de Sitio es el documento personal e intransferible que acredita a la Hermana para formar parte de la Cofradía y participar en la Estación de Penitencia.

Queda prohibido ceder el puesto en la Cofradía o cualquier enser recibido en depósito por la Hermandad, siendo el incumplimiento de esta norma motivo de expulsión de la Estación de Penitencia

Solo podrá ausentarse de la fila cuando hubiera una causa grave, pidiendo permiso previamente al Diputado de Tramo.

Desde que los Hermanos se coloquen el preceptivo hábito o la vestimenta que se señala en cada caso hasta que se despojen del mismo, deberán tener a disposición del Diputado Mayor de Gobierno y Diputados, así como en general cualquier miembro de la Junta de Gobierno, su Papeleta de Sitio en todo momento.

En caso de incumplimiento de las normas de la Estación de Penitencia, los Diputados están facultados para exigir al nazareno o a la camarera que abandone la fila (previa retirada de la Papeleta de Sitio).

HERMANOS COSTALEROS

Los hermanos costaleros velarán de modo especial en guardar el más absoluto orden y respeto, mantener el anonimato y huir de todo exhibicionismo, alarde, demostración de fuerza, vanidad y orgullo, durante la Estación de Penitencia, realizando su esfuerzo con la humildad y abnegación propias de un cofrade, y prestando con la mayor fraternidad y caridad aquella ayuda que pudiera necesitar cualquier otro hermano compañero de trabajadora.

Los hermanos costaleros no saldrán del paso durante el recorrido, excepto para efectuar los cambios con los relevos o en caso de accidente.

Los costaleros cuando no estén debajo del Paso, deberán abandonar la procesión, aprovechando ese momento para hacer sus necesidades, comer, y dirigirse al lugar fijado para volver a ocupar su sitio debajo del Paso. Si cuando se de esta circunstancia hubieran de atravesar por entre la fila de nazarenos o mantillas lo harán durante el menor tiempo posible y sólo cuando sea imposible hacerlo por fuera de la Cofradía. No obstante, el costalero que desee seguir acompañando a nuestros Titulares, tendrá que hacerlo detrás del Paso.

Queda expresamente prohibido fumar y tomar bebidas alcohólicas durante la Estación de Penitencia.

En cuanto al vestuario será obligatorio el uso de albarcas y calcetines blancos.

Desde que los Hermanos se coloquen el preceptivo hábito o la vestimenta que se señala en cada caso hasta que se despojen del mismo, deberán tener a disposición del Diputado Mayor de Gobierno y Diputados, así como en general cualquier miembro de la Junta de Gobierno, su Papeleta de Sitio en todo momento.

En caso de incumplimiento de las normas de la Estación de Penitencia, los Diputados están facultados para exigir a cualquier hermano que abandone la misma (previa retirada de la Papeleta de Sitio).

MONAGUILLOS

Son aquellos hermanos y hermanas que constituyen un grupo muy querido y de especial significación en la vida de la Hermandad, y que primordialmente está formado por aquellos que, aún no habiendo cumplido los diez años, deseen participar en la Estación de Penitencia y no puedan hacerlo vistiendo el hábito nazareno.

A los efectos de guardar una mayor uniformidad, el hábito estará compuesto por “sotanilla”, roquete, esclavina, calcetines y zapatos o manoletinas.  Todos estos elementos serán de color morado, exceptuado el roquete, que lo será blanco, y sobre ellos se colocarán los símbolos de la Hermandad como son el escudo y la medalla.

La “sotanilla” deberá llegar hasta los pies, recordando que tan inadecuado resulta que se quede corta como que arrastre.

El roquete, es una especie o suerte de sobrepelliz, que es conocido como “el de los sacristanes”, y se lleva hasta más abajo de la cintura y sin ceñir al cuerpo.

La esclavina, es una prenda circular, abierta por su parte delantera, cuyo centro es el cuello y que cubre los hombros y llega algo más arriba de la cintura. Bajo esta llevará una tarjeta con el nombre y el teléfono del padre, madre o tutor, por si hiciese falta comunicarse con ellos por cualquier motivo.

El escudo se coloca sobre la esclavina en su parte izquierda.

La medalla de la Hermandad completa el hábito, portada al cuello.

Se recuerda la prohibición de llevar pulseras, anillos, joyas, relojes, diademas, u otras prendas, en manos y cabellera; el pelo se llevará recogido cuando convenga por su largura mediante una simple y corta lazada de color morado.

Los monaguillos deberán ir acompañados de un mayor que los dejará en la puerta de entrada y los recogerá en la misma. Tanto la entrada como la salida a la Parroquia serán por la puerta de calle San Rafael, a la hora indicada (18,00 horas), no antes.

ACÓLITOS

Los acólitos ceroferarios, turiferarios, portador de la naveta y el portador de la cesta del carbón vestirán alba blanca y dalmática de color morado, galoneada en oro, con guantes de algodón blancos, con calcetines blancos y zapatos negros con hebillas. Quedando prohibida la utilización de pulseras, relojes y piercing.

El Pertiguero lucirá ropón de terciopelo y damasco morado galoneado de oro, con la medalla de la Hermandad y guantes de algodón blancos.

El portador de la Cruz Parroquial y los dos acompañantes del Preste vestirán alba blanca y dalmática del color que estime la Hermandad.

Los acólitos, al igual que el cuerpo de nazarenos, procesionarán con el mayor orden y en absoluto silencio, evitando movimientos inútiles, acompasando los necesarios y mirando siempre al frente.

Durante la Estación de Penitencia no podrán hablar con persona alguna ni volverse hacía detrás, recibir ni entregar cosa alguna, dirigirse por señas ni comunicarse con las personas que contemplan el paso de la Cofradía, así como adoptar actitudes o posturas no penitenciales.

En las paradas los acólitos ceroferarios procurarán mantener la mayor inmovilidad posible, manteniendo verticalmente los ciriales y no ocupándose del encendido de la cera por su cuenta.

Les afectarán las mismas disposiciones que a los nazarenos, no pudiendo llevar ningún aditamento, elemento visible externo ni aderezo estético alguno. Irán convenientemente peinados y con el cabello recogido quien lo lleve largo. Ostentarán al cuello el cordón y la medalla de la Hermandad. Los del cortejo que precede al Paso irán siempre atentos a las instrucciones y a la distancia que les marque el Pertiguero